domingo, 31 de julio de 2011

¿FÚTBOL?... ¡¡¡Aquí no!!!

Una vez mas y ya es la tercera, nuestra amiga Belceli nos sigue trayendo las verdades del fútbol brasileño.


el futbol es dinero




En un país que es conocido como el país del fútbol, es difícil admitir que nuestro fútbol, ese maravilloso de antaño, ya no es como antes. Nosotros, los brasileños, vivíamos y respirábamos por este deporte. La alegría de ver la pelota rodar y las expectativas de ver un gran partido eran grandes. Pero la verdad es que últimamente, prefiero ver otras selecciones y otras ligas europeas en lugar de nuestro Campeonato y principalmente de nuestra selección. 

El Brasil que había  enamorado al mundo en décadas pasadas con buenos resultados en todas las competiciones, con gran cantidad de jugadores de enorme talento que han nacido en nuestro país y que escribieron sus nombres en la historia del futbol nacional y mundial, pero sobre todo, nos encantaba verlos jugar por el bello fútbol que practicaban, aquella forma de jugar fue eficaz y lo más importante, llenaba los ojos de los que lo veían e hicieron que los brasileños nos 
sientiéramos orgullos. 



#ForaRicardoTeixeira




Cada día, vemos las selecciones de otros países crecer con su fútbol, mientras que Brasil pierde su identidad y su credibilidad en medio de la corrupción, en un fútbol decepcionante, teniendo gran parte de los brasileños que animar a las selecciones de otros países. 



Brasil adoptó el sistema de "fútbol  de resultados", que en la práctica, no ha dado ningún resultado. ¿Quieren ver buen juego?, ¡Aquí no! Lo que fue una selección que sirvió como un 
espejo para las otras, hoy es simplemente una más, que todavía lleva el nombre grandioso, pero sin hacer justicia a las 5 estrellas que llevan en la camiseta. 

El problema de nuestra selección no es un cultivo de jugadores, es la falta de identificación entre ellos y los aficionados. Quien viste la camiseta de la selección hoy simplemente no parece encajar en ella, para llevar la Camiseta Amarilla, no sólo el buen fútbol es suficiente: debe ser responsable, estar bien emocionalmente y sobre todo, tener aceptación, algo que es difícil, ya que casi todos hicieron su carrera deportiva fuera del país. 

La Selección  Brasileña  se ha convertido en sinónimo de escaparate, de estrellismo, donde el fútbol se esconde detrás de sus botas coloridas, de millones, de gel de cabello y sobre todo de 
mucho dinero. ¿Podemos cambiar esta realidad? ¡Tal vez no! Pero si no lo intentamos, nunca lo 
sabremos. # FueraRicardoTeixeira 

 ¡Buena semana todo el mundo! 
 Vuestra amiga Belceli.

1 comentario:

Belceli dijo...

Por desgracia, esta es nuestra realidad!Triste!:(