martes, 19 de julio de 2011

Sentimiento invertido



Hoy nos vuelve a escribir Belceli sobre el auténtico caos que hay en el futbol brasileño y nos da la visión de la hinchada  brasileña y en especial de la de Sao Paulo respecto a la selección brasileña, para los que os hayáis perdido el primer post que ella nos escribió, os dejo el enlace Corrupción en el futbol brasileño



¡Hola SEVILLISTAS!

Este fin de semana ha estado marcado con una gran demostración de desprecio y había  sentimientos invertidos de gran parte de la población brasileña con la selección, que fue eliminada de la Copa América. Este sentimiento ha aumentado con los años y es un reflejo de las razones que conducen a la multitud a repudiarla.

La selección ha sido siempre la unanimidad del pueblo, era Brasil salir al campo y no había un ciudadano que fuese en contra, era el orgullo nacional, era la alegría de la gente, que hacía que el país vibrara en cada Copa del Mundo, con decoraciones en casas y en calles, todos unidos bajo la misma pasión, había rivalidad entre clubes, pero todos nos uníamos en torno a la selección, pero con el paso de los años, este amor fué disminuyendo, no se ve emoción para ver un partido, no se ven las calles decoradas, no se ve la bandera brasileña colgando de las casas... y entonces me pregunto, ¿por qué?

Con el paso del tiempo, la corrupción que invade en la política brasileña, también ha penetrado en el mundo del fútbol y obviamente no deja de ser inculcada a cargo del futbol brasileño. Ricardo Teixeira, presidente de la CBF que se perpetúa en el mando, es el mayor ejemplo de la corrupción en un fútbol que nunca existió, a juzgar por sus recientes declaraciones, bastante asombrosas por cierto, acerca de su gestión, robo y cómo "quiere" a la selección, ademas considera como tonta a la afición brasileña. Además, durante muchos años, la afición estaba teniendo decepciones tanto dentro como fuera del campo, por la corrupción y por el cambio dado con el tratamiento de comerciar con los jugadores, algunos de ellos, no quiere decir todos, seleccionable, que antes sudaban la camiseta por amor, hoy solo buscan su autopromoción, su marketing personal y sus ganancias para ser conocidos internacionalmente, eso es lo que buscan en la  selección, como véis, no estoy diciendo que todos actúen de esa manera, pero es una cosa que aumenta cada año, todo termina con la reflexión de los aficionados, que dieron paso a desconfiar de lo que realmente merece la afición.










Esta desilusión con el equipo hizo que los aficionados se distanciasen y los colectivos se pegaran aún más a sus equipos, la selección que previamente fue tratada como prioridad y por encima de los clubes, ahora se deja en un segundo plano, cada vez más el aficionado es partidario de los  jugadores que pasaron por su equipo y no la selección que lo único que hace es estropear a los clubs.

Ha sido cada vez más denunciada por aficionados de los diversos clubes la convocatoria de los jugadores para la selección, y es un buen ejemplo el de Sao Paulo FC, gran parte de la hinchada tricolor no le gustaba la convocatoria de un jugador esencial, Lucas, el Sao Paulo FC necesita a Lucas, es la figura del equipo, la selección no lo necesita y sobre todo no lo merecen. Este es el sentimiento invertido.

Querían que perdiera la selección en la Copa América para el regreso pronto de Lucas al club, y este sentimiento de aversión a la selección se propaga en animar a otras selecciones, cualquiera que sea la razón, aunque solo sea para ver la derrota de Brasil, o por admiración al fútbol ajeno, en esta admiración entra la nostalgia a jugadores extranjeros que ya han pasado por el club, como en el ejemplo del tricolor, Diego Lugano, quien todavía juega en Uruguay, y otro de sus compatriotas que se han retirado ya como Pablo Forlán y Pedro Rocha, jugadores que se convirtieron en ídolos en el club y que nunca se olvidarán, la multitud tricolor  se mezcla con el celeste, ya en la Copa Mundial el año pasado, así como en la Copa América de este año, se hizo muy evidente, preferimos a Uruguay, por jugadores que ya han pasado por el club, por la famosa carrera presentada por sus equipos, que por la selección brasileña, cada vez más comercial, dudosa, y no se puede cambiar esta imagen, para invertir los sentimientos.

El ex y actual concejal de Sao Paulo FC, Marco Aurelio Cunha, expresó esta reflexión por su Twitter: "@vereadormac Tenemos que recuperar el sentido de nuestra selección. Es sólo comercial "

¿Y entonces me pregunto, cómo recuperar este sentimiento? ¿Por cierto, este sentimiento se puede volver a tener o la tendencia es que va a seguir disminuyendo?

Confieso que mi sentimiento y mi cariño para el equipo nacional tuvieron su punto álcido en la Copa Mundial de 1994. En 1998, la decepción tuvo su punto culminante. Y a partir de entonces fue aumentando y dando más espacio a la total dedicación al Club de mi corazón, el São Paulo Futebol Clube (SPFC), sólo la desconfianza y si hablas de selección, es mi cariño especial por Uruguay y por España que demuestran el espíritu colectivo, la Unión y la garra tan admirados en el fútbol.

En tiempos de sentimientos invertidos, la alegría en la Copa América fue ver a la selección de Argentina eliminada por Uruguay y ver la escuadra brasileña eliminada por los paraguayos, como si esta derrota fuera una bofetada en la cara de los dirigentes y jugadores que no merecen representar un país sediento de verdadera alegría en el fútbol.

Finalmente, para cerrar al final de la semana, "Mi" selección, Sao Paulo FC, logró una victoria mordaz en el Beira Rio, 0-3 de los colorados. Como diría Rogério Ceni, portero de Sao Paulo FC, "mi selección tiene tres colores"!

Buena semana a todos!

Ah, esperemos que Dios Lugano reine de nuevo en América. # SoyCeleste

Abrazos

2 comentarios:

RASAMA dijo...

he de decir que yo ya conocía mas o menos el tema, pero lo que nos cuenta Belceli cada vez me sorprende mas.

atletas de jesus gyn dijo...

muy triste lo que está pasando con el fútbol brasileño!